Make your own free website on Tripod.com
Las Runas

Runa = Del gótico. Algo secreto, un misterio.

Historia

 Los símbolos rúnicos son tan antiguos que aún no se ha podido establecer su origen con exactitud. Se cree que evolucionaron a partir de antiguas formas de escritura griega, etrusca y romana, reconociéndose tres principales alfabetos: el inglés, el escandinavo y el germánico, también conocido como Futhark. Las Runas surgieron en los tiempos en que la magia era parte de la vida cotidiana. Eran utilizadas como amuletos, es decir, como instrumentos sagrados de protección y adivinación, además de desempeñar una clara función ritual.
 

Por la riqueza y la benevolencia de su simbolismo, las Runas Vikingas son un apoyo invaluable para establecer contacto con nuestro propio Yo Sabio, y nunca debe ser confundido con "leer la suerte". Trabajar con las Runas nos proporciona las pistas necesarias para aclararnos, tomar decisiones y optar por la acción más apropiada en un momento determinado. La información es recibida a través de las interpretaciones de cada runa, lo cual estimula la apertura de otros canales de información más profundos ólos centros físico, mental y emocional, en forma de sensaciones, imágenes, asociaciones o ideas.
 

 Estamos en una nueva era de conocimientos y vivencias personales en la que existe un espacio más amplio y una mayor libertad para actuar, pensar y sentir de acuerdo a nuestra propia esencia. Parte de la magia de las Runas es su gran flexibilidad y capacidad de adaptarse a los requerimientos del momento de cada quien. A diferencia de otros oráculos, no existen reglas en cuanto a su manejo, siempre y cuando sean tratadas con respeto. Esto hace que su uso sea maravillosamente fácil. No hay rituales que aprender ni complicadas técnicas que memorizar. No es necesario leer entre líneas o adivinar sus significados.
 
 

Formas de lectura

Existen diversas maneras de leer las Runas. La llave que abrirá la puerta hacia una lectura provechosa es la reciptividad de tu propia intuición. Para lograrlo, es recomendable que antes de empezar te tomes unos momentos para ponerte en calma y centrarte en ti mismo. Una vez establecida la relación contigo mismo y con tu intuición, escúchala, confía y déjate guiar por ella. Lo demás vendrá por si solo.

Si posees unas Runas, se te recomienda comenzar a experimentar con lecturas sencillas, sacando entre una y tres Runas, para empezar a establecer una relación más directa con ellas. Una vez logrado esto, se te facilitará avanzar hacia lecturas más complicadas, como las lecturas de cinco o siete Runas.









Amuletos